martes, agosto 22, 2006

La vida... una batalla...

Te doy mi mano, y salimos fuera del castillo, los dos cabalgando… tus cabellos al viento, tú vestido blanco, un día de sol hermoso, estas radiante, luminosa, celestial… Conquistamos la verde pradera, pero a medida que avanzamos el cielo se oscurece… parecería como que la noche abre sus fauces, pero todavía no es su hora, es el humo negro el que diluye los rayos del sol, el que apaga el celeste del cielo… veo tu rostro preocupado, te digo “no temas, estas conmigo”, seguimos avanzando, de pronto se abre ante nosotros un paisaje desolador, terrible, como salido del mismo infierno, fuego, cadáveres, animales carroñeros haciendo su festín… en tu rostro se refleja el horror, bajamos, nos quedamos a pie, te acercasi, te abrazas a mi, te siento temblar, tus ojos me miran diciendo “porque me has traído aquí mi caballero” como te conozco, nos conocemos, te digo “toda tu vida has estado en el castillo, no has salido de él, no conoces lo que es el horror de la guerra, la miseria, el campo de batalla, este lugar donde afloran los sentimientos mas opuestos, lealtad y deber con tus compañeros y odio y muerte sin piedad a tus enemigos…”
Quería traerte para que veas esto, para lo conozcas, a veces a mi me cansa, me angustia, no se hasta cuando los hombres pelearemos, destruiremos, seguiremos derramando sangre… muchas veces me pregunto si esto tiene sentido, si tendrá algún sentido… si así realmente se logrará algo…
Por ahora lo único que pienso al entrar en batalla, es salir vivo para volver a tus brazos, a la calidez de tu cuerpo, a tu amor incondicional, a tu ser de luz, eres lo único por lo cual quiero seguir viviendo… después de haber sentido tanto dolor al perder hermanos en la cruzada, después de tanto sufrimiento vivido e infligido a mis enemigos… que duro es esto, solo tu me das fuerzas…
Perdón por traerte aquí mi doncella, pero quería que conocieras esta miseria, este dolor, este sufrimiento que muchas veces vivo…cada vez que vuelvo al castillo, vienes a mi y me colmas de amor y cariño, sacas lo mejor de mi, ves mi luz, ves mi alma a través de mis ojos, me ves a mi, pero quiero que veas también que soy un hombre, un guerrero, y que tengo mis defectos, mis mezquindades, mis sombras… no me idealices amor, solo soy un hombre…tu hombre…

3 Comments:

Blogger Princesa Dariak said...

Tus tres textos son muy buenos, recrean una tierra de aventuras en donde tambièn convivo, desde las letras andantes.
Sigue visitando castillos, deja la huella de tu espada.
Mi rumbo conoce de batallas y muertes. Agonias rojas de un sol que llora lagrimas de angel...

Un abrazo de luz.

9:03 p. m.  
Blogger kagrim said...

Tierra de aventuras, lugares imaginarios, cobran vida y se dimensionan en nuestra mente, pero siempre me pregunto, ¿Quèn sabe verdaderamente, qué es realidad y que fantasía...?

11:39 p. m.  
Blogger Princesa Dariak said...

Nadie.

12:33 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home